6 años y 720.000 mil intentos tardo, pero al fin ha conseguido la fotografía perfecta



Son millones de personas las que sueñan con conseguir la fotografía perfecta, pero para ello es a veces muy importante estar en un lugar y momento preciso, y para ello no debemos tener necesariamente el equipo de fotografía más caro del mundo.

Esto no los puede afirmar Alan McFayden, quien ha esperado pacientemente durante 6 años para capturar, la que muchos consideran, la mejor fotografía de un Martín pescador del mundo.

La siguiente serie nos muestra a un pequeño martín pescador en pleno vuelo picado, en el momento preciso en que esta por entrar a unas calmadas aguas de un río y posteriormente capturar a su presa.

Todo esa fascinación que él siente por los pájaros viene de mucho tiempo atrás cuando era niño, después de que el abuela le hiciera apreciar la exquisita sincronía con la que mueven sus alas para lanzarse en picado y romper la tensión del agua en milésimas de segundo.

Desde el comienzo de la carrera cómo fotógrafo (en el año 2009 de vida salvaje) Alan invirtió más de 4.200 horas de espera y 720.000 fotos fallidas, pero finalmente logro la captura perfecta.

La fotografía en cuestión. Se convierte en perfecta al conseguir capturar todo en el momento preciso, hasta el plumaje del pájaro

Sin olvidar que toda la serie que estamos apreciando se produjo nada más que en 1 o 2 segundos de tiempo

“A menudo salgo a realizar una sesión de 3 o 4 horas y vuelvo a casa con 600 fotografías. Ninguna de ellas buena”.

Pero sin embargo en esa oportunidad logro conseguir la foto que tanto estaba buscando, ese día no había viento y el hermoso ejemplar hizo una inmersión excelente

Leer  Con este truco de 1 segundo sabrás si las pilas que tienes en casa están cargadas o no

Ambos estuvieron muy acertados ese día, no solamente el fotógrafo, también el pájaro. 

Mi pasión por estos pájaros y también por los animales comenzo cuando era niño, después de que mi abuelo me mostrara lo espectacular de su vuelo 

Si me pongo a pensar en todas las horas de mi vida que he invertido, no me siento en lo absoluto mal, ya que debo decir que he disfrutado de cada uno de los momentos y segundos que he invertido. 

Fuente: Boredpanda.com

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *