Ciencia para niños con Divulgades: los mosquitos

Con la llegada del verano, vienen también los insectos y, entre ellos, los mosquitos, que nos pican provocándonos picor y sensaciones desagradables. Algunos de vosotros seguro que ya os habéis preguntado por qué estos bichitos nos pican a unos sí y a otros no, o a unos más que a otros.

A pesar de que todo el mundo cree que los mosquitos pican más a quien tiene la sangre más dulce, esto no es verdad. El mosquito hembra, el macho no pica, se siente atraído hacia su víctima por la corriente de anhídrido carbónico (CO₂) que desprende al respirar. Ya sabéis que el aire, cuando sale de nuestros pulmones, lo hace bajo esta forma. Y esa corriente, como es lógico, es mayor en los adultos que en los niños.

Pero no es esta la única causa, influyen otros factores en la elección de las víctimas de los mosquitos como la dieta, la humedad que desprende el cuerpo, el color de la piel, la edad, la salud general de la persona y ¡hasta hacer o no ejercicio!

Como veis, el tipo de sangre o su dulzura no tienen nada que ver…

Ahora bien, ¿por qué nos produce esa molesta sensación? Esa es otra buena pregunta. El mosquito, cuando clava su larga trompa en nuestra piel hasta encontrar el vaso sanguíneo de dónde chupar la sangre, nos inyecta una proteína que evita que la sangre que le sirve de alimento pierda su liquidez y pueda seguir chupándola.

(en este vídeo puedes ver lo que pasa bajo tu piel cuando un mosquito clava su trompa)

Nuestro cuerpo, que no reconoce esa proteína, reacciona contra ella liberando una sustancia que provoca que esa zona se hinche, se enrojezca y pique. Es decir, sucede una reacción alérgica, como con otras sustancias que ya habréis oído.

Leer  111 años de un poeta para todas las edades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *