Ciencia para niños: ¿por qué las hojas se ponen marrones?

¡Hola de nuevo, Peques! Seguro que ya sabéis que ha dado comienzo una nueva estación, esa en la que retomamos las clases y se acaban las vacaciones de verano.

El otoño es una magnífica estación que ofrece muchos alimentos que nos gustan como castañas, nueces, naranjas, calabazas, etc. El paisaje empieza a cambiar de color, ¿verdad? Pues eso es precisamente lo que nos ha preguntado un amiguito: ¿por qué, en otoño, las hojas de los árboles se ponen marrones?

Tenemos que empezar por decir que los árboles son seres vivos y las hojas son las encargadas de producir el alimento que necesitan para vivir. ¿Sabes cómo lo hacen?

En las hojas hay unos órganos pequeñitos, llamados cloroplastos que absorben el dióxido de carbono del aire y la luz, lo mezclan con el agua que absorbe la raíz y lo convierten todo en alimento para la planta y oxígeno que expulsan al exterior. Este proceso se llama fotosíntesis y puede producirse gracias a la clorofila, una sustancia que da a las plantas su característico color verde. (Seguro que has comido algún que otro chicle de clorofila, que también son verdes).

Cuando va entrando el otoño, hay menos horas de luz solar, lo que produce que la clorofila de la hoja sea menor cada vez. Si no hay clorofila, no hay color verde. Al desaparecer esta sustancia que da el color dominante, empezamos a ver otros, que ya estaban antes, pero en menor cantidad.

Así van apareciendo los tonos amarillos, marrones anaranjados y, en ocasiones, rojos. Todos los colores se producen debido a la existencia de una sustancia en particular. Por ejemplo, los naranjas, se deben a los carotenos. Y seguro que ya conoces más frutos en los que están presentes. Si has pensado en la zanahoria o la calabaza, ¡has acertado!

Leer  Las diez mejores playas para disfrutar con niños en Cádiz

Para que veamos las hojas de color rojo deben producirse dentro de la hoja unas reacciones químicas que tienen lugar cuando ya el frío ha hecho su aparición, por eso no es muy normal en climas cálidos o suaves como el nuestro.

Ahora te preguntarás por qué son de color marrón cuando caen. Pues es porque la clorofila ha desaparecido completamente: ya no llega agua ni luz a la hoja y se seca. Esto, además, produce que se desprenda de la rama, cayendo.

Tú también puedes mandar tus preguntas a Tim. Sólo tienes que escribir al correo electrónico redaccion@conlospeques.com, y Divulgades se encargará de buscar la respuesta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *