Consejos para detectar la diabetes en los niños

La diabetes infantil afecta a 1 de cada 30.000 menores de 15 años. Parece un porcentaje bajo, pero lo cierto es que la diabetes mellitus tipo 1 (la más común entre los niños) es una de las enfermedades crónicas más frecuentes entre los pequeños. En Cádiz, el doctor Alfonso Lechuga, pediatra del hospital Puerta del Mar, es uno de los referentes en el estudio y tratamiento de esta enfermedad: “Lo que les ocurre a estos niños es que su fábrica de insulina se va destruyendo poco a poco. Lo importante es detectarlo a tiempo. No vamos a poder evitar la diabetes, pero sí tomar medidas antes de que ocurran complicaciones”.

Para ello, el doctor Lechuga apunta alguno síntomas que los progenitores tienen que tener en cuenta y que deberían hacerles reaccionar. En primer lugar, que de repente el niño produzca más orina de lo normal. Este síntoma puede pasar desapercibido, sobre todo, si se trata de pequeños de 1 ó 2 años que aún usan pañales. Según el pediatra, muchas personas lo dejan pasar porque lo relacionan con el hecho de que el niño bebe mucha agua: “Creen que hace mucho pipí porque ha bebido mucho, pero es lo contrario. Bebe mucho porque ha perdido líquido”. Algunos más mayorcitos, que ya controlaban perfectamente, vuelven a hacerse pipí en la cama. “Eso, o pañales muy mojados, deben servir de alerta”. En otros casos, según explica Alfonso Lechuga, los niños diabéticos se vuelcan en las cosas dulces y azucaradas, “incluso si hasta ese momento no habían sido muy amantes de los dulces”.

Leer  Finde Con los Peques: ¿Es ciencia o magia?

El pediatra recomienda, ante cualquiera de estos síntomas, acudir al médico del niño para que compruebe si se trata de diabetes. La prueba se realiza con el análisis de una gota de sangre que se recoge con un simple pinchazo en el dedo. A partir de ahí, en caso de que se confirme el diagnóstico, toda la familia deberá implicarse en el tratamiento de la enfermedad. “La diabetes infantil no la sufren los enfermos, sino toda la gente que está a su alrededor. Cuando el pequeño tiene una bajada, la sufre también su familia”, asegura Alfonso Lechuga. Además, en estos casos, el tratamiento común de la inyección de insulina (piquete, como dicen los niños diabéticos) debe ir acompañado de una educación nutricional y de la implantación de hábitos de alimentación y de ejercicio físico, unas rutinas que el niño no puede desarrollar si no es con el apoyo y la implicación de sus familiares.

Este jueves 14 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Diabetes, una jornada instaurada con el fin de divulgar los síntomas y consecuencias de esta enfermedad para mejorar su detección. Los consejos del doctor Lechuga pueden servir de guía para estar alerta ante posibles síntomas de diabetes infantil y evitar así consecuencias graves que pueden llevar al pequeño a un ingreso hospitalario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *