El color de los fuegos artificiales

Hace muy pocas semanas que, en nuestra ciudad, hemos celebrado el Carnaval. En un par de ocasiones durante la fiesta, hemos podido observar cómo el cielo se llenaba de lucecitas encendidas de diferentes colores que “explotan” en forma de flor, palmera o serpentean por el cielo.

Uno de nuestros curiosos amiguitos ha preguntado cómo se consiguen esas lucecitas de colores que estallan en el cielo y que todos conocemos como fuegos artificiales.

Los fuegos artificiales son muy antiguos, nacieron en China, hace 2000 años. Hasta nosotros llegaron gracias a los árabes, quienes – además – nos acostumbraron a usarlos con fines festivos. Son unos dispositivos (suelen ser cilíndricos) que, en su interior, contienen elementos que producen una combustión no explosiva (se queman sin explotar) y otros que sí explotan produciendo esas “lucecitas”.

Dependiendo del tipo de ingrediente explosivo que contengan, las explosiones tendrán un color u otro. En la infografía podéis ver que cada color está producido por un elemento mineral diferente.

Así, los rojos están producidos por sales de Estroncio que, aunque es de color plateado brillante, al quemarse produce un color rojo. El naranja, por sales de Calcio, ese mineral que forma parte de nuestros huesos. El amarillo se forma gracias al Sodio, que se encuentra presente, por ejemplo, en la sal. El color azul está producido por el Cobre, que es de color rojizo y que podéis ver en los cables de la electricidad. El verde se obtiene al quemar Bario, que se usa, en alguna de sus formas compuestas, en los Rayos X y en lentes de instrumentos ópticos de alta calidad, por ejemplo, microscopios.

Leer  Carta de mi hija despidiéndose de su Madrid cuando se iba a vivir a Roma

También se forman colores con mezclas de metales. Por ejemplo, el plateado tiene Aluminio yMagnesio; el blanco tiene Aluminio, Magnesio y Titanio y el púrpura o morado es una mezcla de Cobre y Estroncio.

Normalmente no vemos sólo un cohete, sino una estructura formada por muchos que van explotando de forma controlada para producir un efecto más vistoso.

A mí me encantan los fuegos artificiales, me parecen mágicos. Y a ti, ¿te gustan?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *