Los buenos consejos

Hola, soy Luisa Seguro y quería compartir con vosotros mi proyecto: ofrecer a las familias algunas de las ideas que he ido poniendo en práctica durante mi experiencia profesional.

Surgió hablando con una amiga: los amigos recurrían a mí cuando sus hijos e hijas presentaban problemas de comportamiento y pensó que sería bueno hacer extensivo a otras familias estos “buenos consejos”.

¿Y por qué me pedían consejos a mí? Algo tendrá que ver que soy psicóloga… desde 1992 -20 años ya, ¡cómo pasa el tiempo!-. Empecé a trabajar pronto: una compañera y yo nos hicimos cargo de un gabinete de psicología infantil y logopedia donde acudían padres y madres angustiados por problemas de distinta índole, entre los cuales ¿cómo no?, siempre surgían los problemas de comportamientos. Allí trabaje como co-directora durante 8 años.

Luego mi recorrido me llevo a trabajar con personas con discapacidad intelectual durante 10 años. Un mundo fascinante que me ayudó a crecer de muchas formas. Fui la responsable del programa de Atención Temprana durante todo este tiempo. Acompañaba a los bebés y a sus familias desde su nacimiento hasta los 5 años, en un camino en el que el objetivo era, nada más y nada menos, que aceptar y descubrir a la personita maravillosa que acababa de llegar a la familia. Se me olvidaba un detalle: todos eran bebés con Síndrome de Down.

No quiero aburriros más con mi curriculum, si acaso mencionaros que mi trayectoria profesional me llevó a territorios relacionados con la docencia y la atención a mujeres, que igualmente, me dieron una visión más completa de lo que es el aprendizaje y la realidad de las familias.

Leer  Planes con niños en Cádiz: la Vendimia

En resumen, he llegado a la conclusión de que el proceso educativo que las familias llevan a cabo con sus hijos, está tan impregnado del factor emocional que, en ocasiones, es difícil manejarlo; se hace casi imposible mantener la objetividad, de forma que aunque madres y padres sepan la teoría, la práctica diaria es otra cosa. Y es ahí donde creo que puedo ayudar, donde pongo al servicio de las familias que lo necesiten, esta experiencia que la vida y el ejercicio de mi profesión me han regalado. Y os prometo que serán fórmulas sencillas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *