Siempre metía la pata con mi llavero. Pero gracias a este truco ya sabemos lo que hay que hacer

Los bolsillos de nuestros pantalones o las carteras y bolsos siempre nos parecen que no tuvieran fondo, a veces no encontramos ni lo que buscamos o lo encontramos minutos después. Seguramente te ha pasado más de una vez que regresas del supermercado muy cargado y las benditas llaves no aparecen por ningún lado. ¿Te suena? Normalmente siempre las tenemos colgadas de un pequeño aro de metal, bien conocido cómo llavero, y a pesar de que es una buena idea, si que cuenta con algunos inconvenientes. Si eres de esas personas que tienes muchas llaves, seguramente te ocupan mucho espacio y además de eso, puede que de alguna forma termines rayando lo que se encuentre a su lado, por ejemplo el móvil.

Pero con este truco tendrás todas tus llaves bien resguardadas. ¡imagínate poder hacer tu propio llavero al práctico estilo de la navaja suiza!

Para ello necesitas:

– 2 tornillos
– Un puñado de arandelas (según el número de llaves que tengas)
– 2 tuercas
– Pegamento para metal y madera
– 2 tiras finas de madera
– 1 hoja de hojalata

Lo primero que debes hacer, es el exterior de madera de tu nueva navaja suiza. Para ello deberás redondear los filos de los trozos de madera hasta que logres tener la forma que desees. A continuación, traza la forma de cada trozo de madera sobre la hoja de metal de forma clara.

Seguidamente debes cortar los bordes preferiblemente con una buena tijera de metal. Para ello es mejor hacer los trozos de metal un poco más pequeños que los mismos trozos de madera para que estos no sobresalgan posteriormente. Y ya poco a poco irás viendo el producto final.

Leer  El vertebrado más pequeño

Coloca los dos trozos de metal entre los trozos de madera y sujétalos con algún tipo de clip.

Deberas hacer los dos agujeros con algún taladro y traspasar las cuatro tablillas.

Uno de cada lado. El hueco debe ser del mismo tamaño que los tornillos

Posteriormente podrás meter el tornillos por las hojas de metal

Y ahora llego el momento de las llaves. Coloca la primera llave entre la hoja de metal y una arandela. Continúa colocando una llave sobre otra con una arandela entre ellas.

Debes hacer lo mismo del otro lado. Cuando lo hagas, podrás poner la otra pieza de metal encima y con los tornillos.

Coloca todo en su lugar con la tuerca en el extremo abierto del tornillo.

En caso de que no tengas un número par de llaves, deberás reemplazar una llave con una o en caso de ser necesario dos arandelas extras.

Seguidamente, deberás aplicar pegamento en las hojas de metal y colocar los trozos de madera uno de cada lado.

Mantenlo apretado hasta que el pegamento haya secado y quede ajustado.

El último paso es pintarlo con el color que más te guste.

¡Y voilá! Aquí tienes un nuevo llavero de lo más bonito.

Si es de tu agrado, lo podréis ver en este vídeo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *