Taller de inteligencia emocional para niños

La inteligencia no está sólo en la capacidad de resolver problemas matemáticos. Ni en la facilidad para aprender idiomas. Hoy la idea que identifica la inteligencia con capacidades fundamentalmente cognitivas está superada: sabemos que existen diferentes tipos de inteligencia, y entre ellas, la emocional. Entender nuestras emociones, captar las de los demás, y saber reaccionar en consecuencia es un paso fundamental para vivir una vida más placentera y feliz.

Pero la asignatura es compleja. La inteligencia emocional ha empezado a tenerse en cuenta hace muy poco, por lo que a la mayoría de adultos este aprendizaje les ha cogido con muchos vicios adquiridos. Nos cuesta, sobre todo, expresar lo que sentimos y analizarlo.

Los niños tienen otro problema: para ellos es difícil reconocer sus emociones. Se sienten mal, están incómodos, pero no saben si lo que les pasa es miedo, rabia, vergüenza… Ése es el primer paso en el taller de inteligencia emocional que José Luis Urbano ofrece en el centro Syam (C/ Santa Teresa de Jesús, Cádiz). Con él trabajan niños de entre 5 y 10 años (divididos en dos grupos, según sus edades) que encuentran en este taller un “refugio para aislarse de la presión y desahogarse”.

No se trata de tumbarlos en un diván y hurgar en sus sueños. Es mucho más sencillo. Los niños juegan, se disfrazan, pintan… y poco a poco van reconociendo sus emociones. “La sesión se desarrolla según lo que ellos demandan. Me guío por lo que traen: a veces tienen un enfado, otras están tristes… y aprovechamos todo el material que tenemos para trabajar en cada caso”, cuenta José Luis Urbano.

Leer  Vídeo de la Guía Turística Con Los Peques Verano 2014 Cádiz

El material es amplio: desde arcilla para modelar a pintura de dedos, pero también disfraces para que cada uno pueda transformarse en el personaje que quiera y actuar libremente, al menos el rato que está en el taller.

“Para los niños es complicado saber qué les pasa, reconocer las emociones. Pero expresarlas no es un problema. Son muy espontáneos”. José Luis Urbano asegura que los niños, si no sienten presión, si no notan el peso de las etiquetas (“es muy bruto”, “es muy nervioso”…) son claros y se abren. No disimulan, y cuentan sin tapujos sus enfados, y también muestran sin pudor su cariño. Después, el siguiente paso, es aprender algunas técnicas para gestionar estos sentimientos: qué hacemos cuando nos enfadamos, cómo descargar la rabia…

Son sesiones grupales, los niños avanzan, se desahogan, sobre todo, se sienten niños, “algo que les viene muy bien porque algunos parecen ejecutivos, todo el día sentados, con actividad mental, y con poco tiempo para jugar, una actividad que es fundamental para su desarrollo”. Pero Urbano advierte: no es una terapia individual. Si un niño tiene un problema concreto -por ejemplo, se pelea mucho-, no va a resolver su situación en dos semanas.”Entre otras cosas, porque en estos casos lo usual es que las peleas del niño sean sólo un síntoma, que lo que no funciona bien es su sistema. Cuando en el entorno falla algo, se manifiesta en el eslabón más débil, que es el menor”.

José Luis Urbano está formado en terapia Gestalt para adultos y, desde hace unos años, en Gestalt para niños, campo en el que se ha especializado con Loretta Cornejo, una experta en terapia infantil. Estudió además Magisterio, y tiene experiencia en el campo de la animación (es fundador del grupo Animarte). Actualmente amplía sus conocimientos con estudios de Psicología.

Leer  Excursión a la Vía Verde de la sierra de Cádiz

Los talleres de inteligencia emocional se desarrollan en el centro Syam de Cádiz. Las sesiones son los lunes por la tarde, durante una hora. Para más información sobre precios y horarios, el teléfono del centro es el 856 07 26 79. También tienen disponible este formulario para contactar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *